Tunateca Balfegó. Un mundo submarino en torno al atún

Hablar del restaurante Tunateca Balfegó es hablar de una historia: la historia de una familia de pescadores de atún rojo de un pequeño pueblo de la costa catalana y que a día de hoy se han convertido en uno de los mayores vendedores de atún a nivel internacional, además de una marca muy reconocida que ha enamorado a chefs de todo el mundo y a todo paladar que lo prueba.

Y hasta el número 439 de la Avda. Diagonal de Barcelona nos hemos trasladado para daros a conocer este templo del mar de la familia Balfegó al que hay que peregrinar si o si. Un espacio que nos transporta al mundo submarino inspirándose en las formas, texturas, colores de la piel y la carne del atún. Un espacio con mucho magnetismo, diseñado por El Equipo Creativo y que nos habla en cada una de las diferentes zonas sobre algún tema relacionado con este manjar y su pesca.

 

Tunateca Balfego

 

Tunateca Balfegó. La sala azul

 
La sala principal, o sala azul, nos transporta a las profundidades del mar. Una gran cortina traslucida de 5 metros de altura desdibuja la forma del local para convertirlo en un espacio ondulado, orgánico, profundo. Dentro, tres grandes barras ovaladas con cuerpo de acero inoxidable y sobre pétreo oscuro, nos recuerdan a grandes atunes nadando en el espacio, y articulan el espacio de restaurante.

 

Restaurante Tunateca Balfegó - Comer atún rojo en Barcelona

 

La zona más activa es la gran barra de sushi de 5 metros de largo, donde los sushiman preparan sus elaboraciones frente a los clientes sentados en la misma. Creaciones tan ricas como el Uramaki de foie con chips de manzana; el sashimi de Akami o el Nigiri de Toro, salmorejo japonés y gelatina de ponzu.

Las mesas, cuyos sobres de madera con formas orgánicas recuerdan a los cortes del atún, se esparcen alrededor de las barras a diferentes alturas, dando respuesta a los diferentes tipos de clientes y situaciones. Los asientos, con su interior rojo oscuro similar a la carne del aún, consiguen generar un contraste de colores interesante en este espacio azulado y profundo.

 

Comer atún rojo Balfegó.

 

El otro gran protagonista es la gran familia de peces que parece sobrevolar sobre nuestras cabezas haciéndonos sentir aún más si cabe en el fondo del mar. Una exquisita puesta en escena a través de una iluminación orgánica, con sutiles movimientos y cambios en intensidad, consigue que la instalación cobre vida.

 

 

No hay que dejar de lado las piezas cerámicas del pavimento, diseñadas específicamente para el proyecto y elaboradas por una familia de ceramistas locales, buscan crear, gracias a su forma trapezoidal y su color irregular, un fondo de mar adecuado al conjunto.

 

 

La sala de ronqueo

 
Ronqueo es el nombre que se le da al despiece tradicional y manual del atún. La empresa Balfegó lleva años celebrando sesiones de ronqueo públicas en diferentes puntos de la ciudad, eventos en los que participan numerosos chefs y profesionales del sector así que el local debía reservar una zona donde poder celebrar este “ritual” que mezcla espectáculo, tradición y magnetismo.

La protagonista de este espacio es una envolvente cerámica que convierte la sala en un espacio limpio y aséptico, y al mismo tiempo hace referencia a otra de las partes del atún rojo, su piel de escamas brillantes de tonos azulados y plateados. Para ello se ha diseñado una pieza cerámica con forma trapezoidal y diferentes tonalidades, la cual colocada en paredes y suelos ha generado degradados de tonos y consigue crear una atmósfera mágica y misteriosa.

 

Sala de ronqueo - Restaurante Tunateca Balfegó

 

Unas grandes cajas de color rojo oscuro sirven de contrapunto de color una vez más y conectan la sala con otros mundos, como la cocina, el exterior, o el mundo de la cultura alrededor del atún con libros de consulta accesibles a los clientes.

 

 

Los reservados del altillo

 
En la segunda planta del local se sitúan dos pequeñas salas multiusos conectadas entre ellas, las cuales permiten albergan reuniones, pequeños eventos o comedores más íntimos. Sin duda el espacio ideal para seguir disfrutando de la cocina de Tunateca Balfegó, con propuestas tan sugerentes como el carpaccio de ventresca con aromas mediterráneos, la brocheta de cola de atún o el morrillo confitado.

La materialidad de este espacio se inspira en esta zona en la carne del atún. Para conseguirlo se ha utilizado una madera de tonos rojizos intensos, con la veta muy marcada y colocada en paredes, suelos y techos, creando una vez más una atmosfera que nos envuelve y transporta a un nuevo lugar, un espacio muy cálido y acogedor.

El contrapunto material lo dan unos paneles metálicos dorados, los cuales funcionan como paneles correderos que esconden pantallas y abren o cierran los espacios, consiguiendo el grado de intimidad necesario en cada sala dependiendo de las necesidades. Pero los protagonistas indiscutibles de estas salas son unas grandes mesas de madera rojiza que dibujan, de forma sutil, una espina dorada. Tunateca Balfegó. Avinguda Diagonal, 439, 08036 Barcelona. Teléf. 937 97 64 60.

 

SHARE
SHOWHIDE Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

De mi gusto y letra

Fans incondicionales de la buena mesa y del buen gusto, seleccionamos propuestas que aúnen estos dos mundos: gastronomía y decoración. Además de recetas y maridajes perfectos, aquí encontrarás inspiración para convertirte en la anfitriona perfecta.